VITAMINA C: Ácido ascórbico

Propiedades:

  • Actúa como transportadora de oxigeno e hidrógeno,
  • interviene en la oxidación de algunos aminoácidos (tirosina),
  • en la conversión del ácido fólico y en el transporte y
  • absorción intestinal del hierro, interviene en la síntesis del colágeno,
  • participa en los procesos de desintoxicación del hígado y
  • contrarresta los efectos de los nitratos en el estómago.
  • Necesaria para producir colágeno,
  • importante en el crecimiento y
  • reparación de las células de los tejidos, encías, vasos, huesos y dientes, y
  • para la metabolización de las grasas, por lo que se le atribuye el poder de reducir el colesterol.
  • Investigaciones han demostrado que una alimentación rica en vitamina C ofrece una protección añadida contra todo tipo de cánceres.
  • Efectos atribuidos a esta vitamina: mejor cicatrización de heridas,
  • alivio de encías sangrantes,
  • reducción del efecto de muchas sustancias productoras de alergias, prevención del resfriado común, y en
  • general fortalecimiento de las defensas de nuestro organismo.

Carencias: su falta produce escorbuto, poco frecuente en la actualidad. Se caracteriza por encías sangrantes, hemorragias subcutáneas, petequias, retardo en cicatrización. En niños aparecen también lesiones en la metáfisis de los huesos largos, y caries dental. Entre otros síntomas que pueden conducir a la muerte.

Fuentes: Es principalmente vegetal, se encuentra principalmente en los vegetales y frutas frescas, sobre todo en cítricos, kiwi, pimientos, coles, fresas, y en el hígado. Al ser una vitamina muy sensible a la luz, temperatura y oxígeno, pierde su contenido en poco tiempo, por ello hay que consumir las frutas fresca, si son en zumos recién exprimidos, las verduras cocidas también pierden parte de sus contenidos. VER MAS