NUTRIENTES MINERALES

Constituye un grupo de nutrientes que no aportan energía al organismo pero ejercen una alta función reguladora y tienen una función plástica ya que forman parte de la estructura de muchos tejidos (huesos, dientes).
La mayoría de los elementos minerales se aportan ordinariamente mediante la alimentación, solamente algunos: calcio, hierro, yodo y flúor merecen tenerse encuentra al elaborar las raciones alimenticias, que en situaciones especiales pueden adquirir importancia su aporte.
Si la alimentación no los aporta en concentraciones adecuadas, se puede producir alteraciones más o menos graves en nuestro metabolismo provocando desequilibrio y trastornos orgánicos.
Los minerales se clasifican atendiendo a las cantidades necesarias de los mismos en el organismo en:

Macroelementos:
necesarios en cantidades de 100 mgr/día o superiores: Sodio, Potasio, Calcio, Fósforo, Magnesio, Cloro, Azufre.
Microelementos:
Necesarios en muy pequeñas cantidades no superiores de unos mg/día: Hierro, Flúor, Yodo, Manganeso, Cobalto, Cobre, Cinc.
Elementos Traza:
Silicio, Níquel, Cromo, Litio, Molibdeno, Selenio.

CALCIO
Elemento más abundante en el organismo, cumple una función plástica (90 %) de sostén y es fundamental para el crecimiento, al mismo tiempo tiene una función reguladora (10%) en la sangre, tejidos blandos, como mantenimiento de la actividad neuromuscular y de permeabilidad e intervención en la coagulación sanguínea. El calcio en el organismo va aumentando hasta el final de la época de crecimiento, pero posteriormente se elimina y debe ser repuesto a través de la dieta.
Carencias:
La consecuencia de la baja ingesta de calcio es la desmineralización ósea (osteoporosis). En niños puede comprometerse el crecimiento y su deficiencia extrema produce el raquitismo, ocasionado también por un déficit de vitamina D.
Requerimientos:
Las necesidades para un adulto se fijan en 800 mg/día aumentándose en la época de crecimiento, embarazo y lactancia.
Fuentes:
Leche y derivados, frutos secos grasos, legumbres, vegetales de hoja verde.

FOSFORO
Necesario para la formación del hueso y diente. Esencial para la producción de energía a través de los alimentos así como para la constitución de las células. Normalmente no suelen producirse carencias. Se absorbe un 70% del ingerido.
Fuentes:
Leche y derivados, huevos, pescado y carnes, habas, zanahorias, trigo, guisantes, patatas y plátanos..

MAGNESIO
Se encuentra formando parte de la estructura ósea, como de los tejidos blandos. Es esencial en la actividad neuromuscular, en el metabolismo de los carbohidratos y como activador de varias enzimas intracelulares.
Carencias:
Irritabilidad muscular y nerviosa, debilidad, hipertensión y convulsiones. Las deficiencias de magnesio suelen ir asociadas a otras carencias nutricionales, derivadas en muchos casos de dietas ricas en alimentos congelados y procesados.
Requerimientos:
Se recomiendan unos 300 a 350 mg. Diarios. La alimentación normal aporta con creces esta cifra.
Fuentes:
Carnes, verduras, hortalizas, germen de trigo, azúcar moreno, almendras, nueces, semillas de soja y de sésamo, higos secos y hortalizas de hoja verde.

SODIO
Su misión esencial es regular la presión osmótica y evitar una perdida excesiva de agua. Al actuar en el interior de las células, participa en la conducción de los impulsos nerviosos.
Carencias:
Deshidratación, mareo y baja presión arterial. Puede haber pérdidas de sodio a causa de diarrea, vómito y una excesiva transpiración.
Excesos:
El exceso de sodio es causa de retención de agua y puede acarrear problemas de hipertensión arterial y su déficit puede provocar perdida de agua. El consumo de sodio esta por encima de los requerimientos y en condiciones normales se elimina por la orina.
Observaciones:
El empleo de diuréticos para adelgazar, la sauna y el ejercicio intenso en época de calor conduce a pérdidas de liquido que no se compensan con la simple ingestión de agua, de hecho puede ser muy perjudicial, y se hace necesario ingerir líquidos enriquecidos con sodio.
Fuentes:
Casi todos los alimentos contienen sodio. La principal fuente es la sal de mesa seguida de alimentos procesados, queso, pan, cereales, carnes y pescados ahumados, curados y en salmuera.

POTASIO
Potencia la actividad del riñón ayudando en la eliminación de toxinas. Esencial en el almacenamiento de carbohidratos y su posterior conversión en energía. Ayuda a mantener un ritmo cardíaco adecuado y una presión arterial normal. Es un mineral esencial para la transmisión de todos los impulsos nerviosos.
Tiene un importante papel en la mayor parte en funciones vitales como: · metabolismo celular · síntesis proteica · síntesis de glúcidos.
Su función principal es regular el contenido de agua de la célula.
Carencias:
Debilidad muscular, fatiga, mareo y confusión. La mayoría de las dietas contienen suficiente cantidad de potasio, aunque aquellos que consumen grandes cantidades de café, alcohol o alimentos salados pueden alcanzar cierta deficiencia de potasio.
Observaciones:
No existe carencia de potasio ya que todos los alimentos lo contiene en cantidad suficiente. Parece ser beneficioso en el tratamiento de la hipertensión, por ello se aconseja un aumento del consumo de frutas y verduras.
Fuentes:
Frutas y verduras, legumbres, patatas, carnes, pescado, leche concentrada, levadura, chocolate.

CLORO
Va muy ligado al sodio, es un componente necesario del jugo gástrico.
Las necesidades están cubiertas de sobra con la alimentación

AZUFRE
Forma parte de compuestos orgánicos de gran transcendencia fisiológica, puesto que las células contienen azufre bajo la forma de dos aminoácidos esenciales: metionina y cisteina.
Dado que se encuentra en las proteínas de la alimentación, siempre y cuando el ingreso proteico sea suficiente el aporte de azufre será correcto.

HIERRO
Es un componente de la hemoglobina (pigmento que se encarga del transporte de oxigeno desde el pulmón hasta las células de todos los órganos y sistemas del cuerpo. El hierro es necesario para la formación de la hemoglobina.
Según la fuente alimentaria varia el porcentaje de absorción de hierro: · carnes se absorbe el 20% · vegetales se absorbe el 5% .
Carencias:
Anemia, fatiga, depresión, palpitaciones y bajas resistencias a las infecciones.
Observaciones:
Los hombres y las mujeres tienen necesidades muy distintas de hierro. La mujer, desde que comienza a menstruar hasta la menopausia, necesita el doble de hierro en la dieta que el hombre.
Fuentes:
Carnes, el hígado, la yema de huevo, las legumbres y los frutos secos oleaginosos.

FLUOR
Proporciona una máxima resistencia a la caries dental y evita la desmineralización ósea.
Fuentes:
La fuente más segura es el agua potable y como alimentos los pescados, trigo, cebada, arroz, patata, tomate, espárragos y albaricoques.

YODO
Es un elemento esencial para el organismo aunque en muy poca cantidad. El 50% se encuentra en la glándula tiroides.
La consecuencia de una ingesta insuficiente es el bocio.
Fuentes:
Los vegetales contienen yodo según el terreno donde se han cultivado siendo los más abundantes, habas, ajo, judías secas, guisantes secos, espinacas, tomate, y de origen animal los pescados